Ácaros: los culpables de tu alergia

Ácaros: los culpables de tu alergia

Los ácaros son una subclase de arácnidos, de los que existen casi 50,000 especies descritas, de un total entre 100,000 y 500,000 especies que todavía no han sido clasificados.

Los ácaros implicados con más frecuencia en los procesos alérgicos pertenecen las orden Astigmata, en el cual únicamente tres superfamlias son las responsables de causar problemas alérgicos:
Pyroglyphoidae: a esta familia pertenecen el Dermataphagoides (D.) pteronyssinus, D. farinae y Euroglyphus maynei.
Acaroidae: Acarus siro y Tyrophagus putrescentiae son las especies responsables dentro de esta familia.
Glychyphagodae: Blomia tropicalis y Lepidoglyphus destructor se reconocen cada vez con más frecuencia como responsables de cuadros alérgicos.

Como tal, el ácaro es inofensivo para el ser humano, son sus residuos fecales los que poseen un gran poder alérgico. Su ciclo de crecimiento (de huevo a adulto) es de 25 días a 25 grados centígrados, y la mayoría de ellos viven entre dos y tres meses, a lo largo de los cuales realizan una o dos puestas de huevos que suelen contener entre 20 y 40 unidades.

Se alimentan de las descamaciones dérmicas que los humanos pierden (en torno a 1 gramo por día) o de la de los animales de compañía. Suelen encontrarse en sábanas, almohadas, alfombras, cortinas, muebles, peluches y colchones.

Éstos últimos, constituyen un excelente microhábitat para la fauna acarina, ya que les proporciona calor, procedente de la transpiración del que duerme; comida, es decir, las escamas de piel humana y humedad, que se eleva gracias al calor y la transpiración del ocupante.

En otras palabras, durante al menos 8 horas al día, le brindas las condiciones que los ácaros necesitan para continuar con su ciclo de vida.

Síntomas de la alergia a los ácaros del polvo:

  • Moqueo
  • Picor nasal
  • Estornudos
  • Taponamiento y sangrado nasal
  • Picor de ojos
  • Lagrimeo
  • Ojos rojos
  • Aumento de la producción de legañas
  • Asma
  • Dificultad respiratoria
  • Tos seca irritativa
  • Respiración silbante

Recomendaciones para evitar la proliferación de ácaros:

  • De ser posible, eliminar alfombras y objetos que acumulen polvo, por ejemplo, peluches.
  • Aspirar durante 10 minutos el colchón, almohada, al menos una vez al mes.
  • Exponer al sol durante 30 minutos el colchón y almohada, 2 o 3 veces al año.
  • Lavar con agua caliente las sábanas y mantas.
  • Realizar limpieza periódica de sofás.
  • Utilizar acaricidas

Como acaricidas, en De Todo Plagas, puedes encontrar Alfadex CE, Asuntol o la aspiradora de insectos Atrix, para uso comercial como en hoteles, recámaras, escuelas, librerías, entre otros.

¿Tienes más dudas? ¡Contáctanos!

Carrito

Producto agregado al carrito

Pasar a pagar
preloader